Garantía Toyota

Vehículos seminuevos

El vehículo seminuevo se entrega garantizado, de acuerdo a lo preceptuado en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, por lo que el vendedor actúa además en su condición de garante del mismo.

Comprador y vendedor pactan en el contrato de compraventa la duración de la garantía en 12 meses.

El cómputo de dicho plazo se inicia en la fecha de entrega del vehículo, que es la indicada en el contrato. Las condiciones y alcance de la garantía se aplican exclusivamente a esta operación de compraventa y será válida siempre y cuando el comprador destine el vehículo a su uso privado, para la circulación por vías urbanas e interurbanas, realizando un uso normal y adecuado a sus características.

El comprador deberá observar de forma diligente el plan de mantenimiento y recomendaciones contenidas en la Guía de Inspección y Mantenimiento del Fabricante. Si no se dispone de la Guía del Fabricante, el comprador deberá realizar servicios regulares de mantenimiento consistentes en:

  • Cambio de aceite del motor.
  • Cambio de filtro de aceite (cuando proceda)
  • Limpieza/sustitución del filtro del aire.
  • Revisión del nivel del líquido y del estado de frenos.
  • Revisión rótulas de dirección, brazo oscilante y juntas homocinéticas.
  • Revisión del nivel de aceite del cambio y del diferencial.
  • Revisión del liquido refrigerante.

La periodicidad de dichos servicios será:

1.Primer mantenimiento, recorridos 5.000 kilómetros o transcurridos 6 meses desde la entrega del vehículo

2.Mantenimientos sucesivos: cada 7.500 kilómetros recorridos o cada 6 meses desde el anterior servicio de mantenimiento.

Las piezas de repuesto a utilizar en la reparación del vehículo deberán ser adecuadas al mismo, atendiendo a su naturaleza. En su caso, cuando ello sea posible y se obtenga el mismo rendimiento que con la pieza sustituida, se podrán utilizar piezas de recambio reacondicionadas, reconstruidas o usadas.

De acuerdo con el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias , el comprador no podrá exigir formas de saneamiento que resulten desproporcionadas. Se considerará desproporcionada toda forma de saneamiento que imponga al vendedor costes, que en comparación con otras formas de saneamiento no sean razonables, teniendo en cuenta el valor que tendría el bien si no hubiera falta de conformidad.

No procederá la reclamación por falta de conformidad en los siguientes casos:

  1. Cuando el comprador no haya observado de forma diligente el plan de mantenimiento y recomendaciones del Fabricante y/o del vendedor/garante. 
  2. En aquellos daños que fueran conocidos por el comprador en el momento de la compraventa y dieron origen al precio de la misma, entre los que explícitamente se incluyen los relativos al aspecto interior y exterior, y en general cuantos han sido susceptibles de observación directa en la comprobación estática y dinámica del vehículo que se ha realizado en el momento de la entrega y no se hayan reflejado en el apartado de observaciones de este contrato.
  3. Elementos considerados de mantenimiento y consumo, y cuyo desgaste o envejecimiento este relacionado con el uso normal y antigüedad del vehículo, y que con carácter enunciativo y no limitativo se relacionan a continuación: filtros, aceites, fluidos, pastillas, zapatas, embrague, discos de frenos, bujías, escobillas limpiaparabrisas...etc. d) Los daños mecánicos producidos por desgaste normal o por el mal uso, utilización anormal, sobrecarga, incluso de pasajeros, trato inadecuado, doloso o negligente del comprador, así como la inobservancia de las normas de mantenimiento recomendadas por el fabricante.
  4. Los daños causados por falta o uso indebido de líquidos de refrigeración o lubricantes en radiador, motor, cambio, diferencial u otros componentes. 
  5. Cuando la reparación a título de garantía se realizase fuera de los talleres del vendedor, salvo autorización expresa.
  6. Los daños causados al vehículo por fuerza mayor, heladas, robo o tentativas de robo, accidente de circulación, guerra, terrorismo y otras circunstancias sobrevenidas no imputables al vendedor, sea o no su causante el titular de la garantía.
  7. Los daños causados en el vehículo como consecuencia de falta intencionada o dolosa del comprador o terceras personas o cuando el vehículo haya participado en competiciones tanto oficiales corno privadas.
  8. Cuando el vehículo haya sido transformado o modificado después de la compra, siempre que esta trasformaciones guarden relación con la avería.